Cine, fin de semana, finde, Recuerdos

Don’t make no lifebird out of me

Cuando yo era pequeña, había dos canales de televisión.

Era en la Primera donde echaban un programa de cine llamado “De Película”. Lo presentaban -inicialmente- Emilio Linder e Isabel Mestres. Jamás sabré por qué no se me olvidan ciertos detalles; ciertos nombres.

Gracias a este programa podía estar al tanto de estrenos, de rodajes y de clásicos. Gracias a este programa conocí a Hugh Grant en una entrevista por su personaje en Maurice, supe de la existencia de “Dentro del Laberinto” y quise conocer a un tipo que miró a cámara diciendo:”My name is John Waters and I make movies”.

John Waters y su estética. Transgresor, excéntrico y exagerado. Creo que la primera película que vi de él fue “Hairspray” con un impresionante Divine. Fue la primera, la que abrió la veda. Después vendrían muchas otras. Algunas mejores, otras no tanto. Pero siempre me ha gustado verlo. Es como volver a ver a un amigo.

Te cuento todo esto porque justo hace una semana, cuando los peques ya estaban dormidos, me puse por millonésima vez “Cry Baby” y la disfruté como siempre. No sólo no me dio pereza ninguna escena, sino que hasta se me hizo corta”. Ambientada en los 50, parodia películas como Grease o el cine de los 50. En un mundo donde Drapes y Squares no deberían juntarse, Wade Walker y Allison Vernon-Williams se enamoran.

Que la disfrutes. Feliz finde

_Allison_
Please Mr. Jailer,
Won’t you let my man go free?{x2}

He don’t belong in prison
though he’s guilty as can be,
but the only crime he’s guilty of is,
simply lovin me!

Please Mr.Jailer,
won’t you let my man go free?

Well I know it won’t be long now
til’ they cut his hair off too.
Still I’m hoping there’s one favor,
that i could beg of you, so

_Background_
Please Mr. Jailer

_Allison_
Won’t you let my man go free?

_Background Singers_
Please Mr.Jailer, won’t you let
this jailbird free?
OOOOHHH,OHHH OHHH OH

_Allison_
I say look into his eyes,
and open up that door.
Just, listen to his guitar and you’ll know the score.

_Crybaby_
Please Mr.Jailer!Let an honest man go free!

_Allison_
Yeah,yea yea

_All Men_
Please Mr.Jailer, Don’t you make a
life bird out of me!(Crybaby echoes “me
“)
I’m innocent I swear it,
Let my woman testitfy!
She’ll tell you where I was that night

_Women_
Yea I’m his alibi[Allison echoes “bi”]

_Men_
Please Mr. Jailer

_Allison_
Won’t you let my man go free..

_Crybaby_
Well..

_All Men_
I’m tired of pressing license plates,
down in this rotten hole.
I gotta reach the outside

_Crybaby_
Before I lose control!
Please Mr. Jailer!
Don’t you make no lifebird out of me

_Allison_
Yeah, yeah yea

_Men_
Please Mr. Jailer,
Let me out of this penetentery

_Everyone_
Please Mr. Jailer,
Don’t you make no lifebird out of me
Please Mr. Jailer

_Allison_
Won’t you let my man go free..
Ooohhh,Ohhhh Oohhhh
Let my man go Free!!

_Crybaby_
Ooohhh,Ohhhh oohhhh
Don’t make no lifebird out of me

_Everyone_
Please Mr. Jailer

Nota: sé inglés, pero las letras las he sacado de http://www.stlyrics.com

Bruno, cumpleaños, Martín, Massive Attack, música

Fortune comes in three

 

 

 

No. No me he caído de la cama.

Martín y Bruno cumplen hoy tres añitos y quería dedicarles un post. Sólo unas líneas de felicitación. Mis pequeños cumplen

 

Three’s my lucky number
And fortune comes in threes
But I wish I knew that number
That even little children seem to see
Oh, I’m missing everything I knew
It’s just so hard to be a child
Oh, i’m missing all the things i knew
Yet whinge i knew nothing at all
I whinge i knew nothing at all

Soon i’ll have the courage
To leave my thoughts behind
I’ll give back all the knowledge
And keep the wisdom precious in my mind

Oh, i’m missing all the things i knew
I miss them yet i want them gone
Yes, i’m missing all the things i knew
Yet whinge i knew nothing at all
I whinge i knew nothing at all
I whinge i knew nothing at all

Diego, fin de semana, finde, música, recomendación

who said they don’ cry?

Hace unos días fui al hospital con Diego. Ha de pasar por quirófano a causa de un hidrocele.

Diego empieza a darse cuenta de lo que implica ir a los médicos. Ya no quiere ir. Salió de casa llorando porque quería su rutina de todos los días: ir la cole.

La cita con el urólogo fue rápida y amable; pero con lo que no contábamos era con una analítica. Tomamos nuestro papel para esperar turno y esperamos en silencio. Observando. Cuando quedaban pocos números le dije a Diego lo que iba a pasar: que iban a sacarle un poquito de sangre y que no se preocupara.

Verás, tengo la costumbre de explicar a los peques lo que va a pasar. Que no haya sorpresas. Que estén prevenidos. En el hospital al que fuimos realizan los análisis de la siguiente manera: salen, recogen al niño y te lo entregan llorando por otra puerta. Si me pongo en su lugar no me gustaría no saber qué es lo que me va a pasar. Sale un extraño que me separa de mis padres, me pincha y me suelta por otra puerta. No. No me gustaría. Así que opté por explicarle a Diego qué iba a pasar cuando quedaban un par de turnos por delante de nosotros y dónde lo recogería cuando saliera.

Cuando nos despedimos salí hacia la otra puerta y vi cómo una niña que había salido ya lloraba y su padre -imagino que sería su padre- la intentaba calmar diciéndole que no llorara. Al poco, salió Diego con un nudo en la garganta. Sin llorar. “Llora si quieres, Diego. Llorar no es malo”.

Me pregunto por qué tenemos la costumbre de decirle a los niños que no lloren. ¿Es por ellos o por nosotros? Yo nunca se lo digo. Llorar es una manera de expresión. Mediante ella los peques nos dicen si están tristes, asustados, nerviosos, enfadados; … y pienso que es importante. Algunos llantos son muy ruidosos, otros ahogados, más o menos sentidos. Llantos que nos piden algo: un abrazo, atención, unas palabras que tranquilicen,… Cuando soy yo la que llora, la gente suele consolarme. No me dicen que no llore. Desde que dejé de ser niña no me lo dicen. Es curioso.

Hoy os dejo con dos canciones: boys don’t cry de The Cure. Pero no la que ya conoces, sino la versión hecha por Vitamin String Quartet

 

 

La segunda: un clásico entre los clásicos

Feliz fin de semana

Big girls don’t cry (they don’t cry)
Big girls don’t cry (who said they don’t cry)
My girl said good-bye (my oh my)
My girl didn’t cry (I wonder why)
(Silly boy) Told my girl we had to break up
(Silly boy) Thought that she would call my bluff
(Silly boy) But she said to my surprise
Big girls don’t cry
Big girls don’t cry (they don’t cry)
Big girls don’t cry (who said they don’t cry)
Baby I was cruel (I was cruel)
Baby I’m a fool (I’m such a fool)
(Silly girl) Shame on you your Mama said
(Silly girl) Shame on you, you cried in bed
(Silly girl) Shame on you, you told a lie
Big girls do cry
Big girls don’t cry (they don’t cry)
Big girls don’t cry (that’s just an alibi)
Big girls don’t cry [repeat and fade]

Cine, Recuerdos

Pues me jode

El fin de semana pasado, cuando andaba yo liada en la cocina, llegó Diego diciendo que lo sentía y que no lo iba a hacer más. A lo “Juancar”. ¿Que qué había hecho? Pues morder un Playmobil (de ahora en adelante lo llamaré click) y cargarse un diente. El diente empezó a moverse antes de lo que le correspondía -o eso creo- así que va a estar mellado una temporada. Sigue leyendo “Pues me jode”

Familia, música, Pensamientos

Words don’t come easily

Estos días he descubierto cosas que no me gusta hacer con los peques. Especialmente con Diego. No por nada, porque es el mayor y por tanto, tiene mayor capacidad para entender según qué cosas.

Una de las cosas que me ha pasado fue, para variar, con las prisas matutinas, regañar a Diego porque ponerse el abrigo nos llevó mucho tiempo y luego empezó a quejarse de que la manga le molestaba. Empezó a quejarse como si le ardiera el brazo, entiéndeme. No sé. Debido a mis prisas me puse de mal humor y empecé a echarle la charla mientras le quitaba la manga, él con parsimonia parsimoniosa se sujetaba con la mano la manga para que no se fuera hacia arriba mientras volvía a ponerse el abrigo.

¿Parsimonia? NO! he de recordarme cada bien poco que es un niño. Que los niños no tienen nuestra prisa aunque a veces lo pagan. Cuando llegamos al cole le pedí perdón reconociendo que a mí también me molestaba un montón que se me subiera la manga cuando era pequeña. Y es verdad. Todavía me acuerdo.

Otra de las cosas con las que lucho estos días es con obligar a Diego a perdonar a sus hermanos. No me gusta hacerlo. Tengo una lucha interna porque, si bien creo que es importante que aprenda a perdonar; no me gusta que vea esto como una obligación. Me explico: perdonar ha de salir de cada uno. Ha de ser de corazón. No me gusta estar de policía mala diciendo que perdone a su hermano. Sé que enseñar a pedir perdón y a perdonar es importante. Implica, para mí, generosidad y empatía necesarios para su inteligencia emocional. Normalmente cuando su hermano le pide perdón él se lo saca de encima y dice que no y ahí voy yo detrás casi amenazante obligando a que lo perdone. Odio esa sensación. Debo enfocarlo desde un punto de vista constructivo; que sea él quien vea el arrepentimiento de su hermano así como que sea él quien decida hacer las paces. Es complicado. Diego es orgulloso y me va a costar. Tampoco le gusta pedir perdón, aunque a veces lo hace. Sabe lo que es y lo que implica. Ve que a él se le pide perdón. No sólo sus hermanos. Sus padres, cuando consideran que le deben una excusa, se disculpan.

Un poco ligado a esto va la expresión oral. Diego utiliza la palabra “odio” sin saber muy bien qué es. Ayer por ejemplo dijo que odiaba a sus hermanos y entonces indagué preguntando por qué y fui la que le dijo que “odiar” era muy fuerte y que podía decirlo de otra manera.

Por último, estoy decidida a vigilar lo que hablo cuando estoy delante de él. Ayer, por ejemplo, le dije a mi padre que Diego había dicho que odiaba a sus hermanos y se sintió herido. Diego no entiende aún de grados en el significado de las palabras. No quiero que se sienta traicionado por mí. Message received.

Como veis, esta semana estoy teniendo lecciones intensivas gracias a los peques.

Sí, ya sé que sólo he hablado de Diego. Martín y Bruno son más generosos. Si les das una galleta te preguntan si sus hermanos quieren. Si vemos el catálogo de juguetes piden para ellos y para sus hermanos. Son más generosos también para pedir perdón. Siguen las rabietas de Bruno y Martín y sus cuadraturas. Así que me tengo que esforzar día tras día en no perder la paciencia.

Mi recomendación de hoy es una canción que habla sobre un perdón que no es sincero. Tampoco es de la edad de la inocencia. Si tenéis tiempo, volved a escuchar el disco entero. De momento yo os dejo con Baby, can I hold you?

Feliz fin de semana.

Sorry
Is all that you can’t say
Years gone by and still
Words don’t come easily
Like sorry like sorry
Forgive me
Is all that you can’t say
Years gone by and still
Words don’t come easily
Like forgive me forgive me
But you can say baby
Baby can I hold you tonight?
Maybe if I told you the right words
At the right time you’d be mine
I love you
Is all that you can’t say
Years gone by and still
Words don’t come easily
Like I love you I love you
But you can say baby
Baby can I hold you tonight?
Maybe if I told you the right words
At the right time you’d be mine
You’d be mine
You’d be mine
Tracy Chapman – Baby can I hold you