cumpleaños, Diego, Pensamientos

No sabes comprar pan

Diego pide independencia a gritos. Empiezo (con congoja) a dejar que vuela solo de clase de música -ensayamos previamente dejándole volver hasta el parque, pero ahora ya vuelve solo a casa- y dejando que baje la basura o vaya a comprar pan.

Hace unas semanas fue solícito a la panadería. Cuando volvió me entregó la barra y las vueltas.

No sabes comprar pan

Sigue leyendo “No sabes comprar pan”

Anuncios
Diego, Martín, Pensamientos, Ratoncito Pérez

Martín, Diego y el ratoncito Pérez

Esta mañana hemos amanecido como todos los días: yo primero, después Bruno, Antonio, Diego y Martín.

Las mañanas son agitadas. Prisas. Vístete, la cama, etc. Poco tiempo para pensar. ¡Pim, pam! Todo ha de seguir un horario para poder llegar a tiempo al trabajo.

“Ven a ver a Diego” me ha dicho Martín. Cuando he ido a la habitación de Diego éste estaba triste y sin decir palabra me ha señalado la almohada.

¡Ostras! ¡Se me había olvidado el diente de Diego! Anoche me quedé frita y no me acordé del Ratoncito Pérez. Antonio tampoco.

En cuestión de segundos nos hemos inventado un par de excusas asegurándole que esta noche vendría.

Martín al segundo apareció con 20 céntimos de su dinero y se lo puso debajo de la almohada junto con alguna chuche para que no se sintiera mal.

Y mientras hacía esto a mí se me caía la baba y pensaba que el que primero había pillado -sin saberlo- la verdad del Ratoncito Pérez era Martín.

Y Antonio al verlo me ha dicho:”No debemos de estar haciéndolo tan mal”.

Lo sé, lo sé… somos un desastre.

Feliz fin de semana

 

Antonio, Diego, Pensamientos

Lo siento, papá

Hace una semana visitamos a una antigua amiga que aparece y desaparece de nuestras vidas. A veces lo necesita. Con motivo de su cumpleaños fuimos a su casa y coincidimos con su padre, algunos amigos suyos y conocimos a su bebé.

Diego, cuando nos hubimos marchado, buscó información que desconocía: ¿quién es Jesús? (el padre de Belén, nuestra amiga) y Antonio le contó que Jesús era el padre de un amigo suyo de cuando era pequeño. Ese amigo también se llamaba Jesús y falleció hace ya bastantes años.

Diego procesó la información y pasado un rato corrió hacia Antonio, le dio un abrazo y le dijo:”Lo siento, papá”.

Ya de vuelta. Feliz finde

Pensamientos

wpversario

Me dice WordPress que llevo 5 años con vosotros… ¿O debería decir más bien vosotros conmigo?

Sea como sea, llevo días pensando qué hace que dejes las cosas cuando lo cierto es que las echas de menos; como el blog.

Podría alegar que es por falta de tiempo, cansancio, los niños, los viajes de Antonio, etc. Pero lo cierto es que pienso que una vez desapareces es difícil retomar. Me explico. Hay muchas cosas que me habría gustado contarte: la vuelta al cole, la operación de mi padre, el finde en Salamanca, el finde en Chicago, reencuentros esporádicos con Ros, … Todas esas cosas o ninguna, pero al ver que no llego pienso “ya lo haré la semana que viene” y así día tras día, semana tras semana,  castigo el blog con mi silencio.

Intentaré ponerlo al día (no sé cuántas veces he dicho esto ya).

Es curioso. Llevaba tiempo pensando en escribir un post sobre cómo se abandonan las cosas y justo hoy tenía que venir WordPress a recordarme mi aniversario.

Feliz semana.

abuelos, Pensamientos, vacaciones

Julivert

No he tenido tiempo de reflexionar como acostumbro sobre mis/nuestras vacaciones. En cuanto regresamos me metí de lleno en la vuelta al cole de los peques -y en la nuestra-.

Para que te hagas una idea, llegamos un lunes a la hora de la comida y por la noche Antonio ya estaba haciendo de nuevo la maleta porque viajaba al día siguiente por trabajo.

Y así estamos: ya con las mochilas escolares, las extraescolares, retomar las agendas de médicos, cumpleaños infantiles, yoga, baloncesto, etc.

Y un año más a mí me da pereza la vuelta al cole. Un año más el verano me ha sabido a poco.

Un año más me quedo con fotografías mentales: nuestra querida Cala Figuera, el viaje en tren a Sóller, la comida en Sant Salvador, la visita al Castillo de Santueri, el Algar, las olivas trencadas, quedar con una amiga del cole de Bruno, la felicidad de los peques en el parque acuático, la visita anual a las primas de Antonio que con una naturalidad pasmosa hace que te sientas abrazada.

Esa visita anual sucede la noche del Correfoc en Felanitx, Salen los Dimonis y pasean por las calles envueltos en ruido y fuego.

La noche de este año escuché una historia breve y tierna a la vez. La contó una de las hermanas de Antonio: Ana. Contaba Ana que la palabra “perejil” es una de las de pronunciación más difícil en mallorquín. Y que su abuelo siempre le decía:”si sabes decir perejil, te daré turrón”. (el turrón lo hacía él).

La frase: Si saps dir julivert te donare terro

Historias de abuelos. Tan importantes ellos.

Bruno, hospital, meningitis vírica, Pensamientos

A la pediatra del centro de salud

No me considero una madre agonías. En materia de pediatras, sí he ido al pediatra de urgencia, ¿quién no? Pero creo que absolutamente todas las veces estaban justificadas.
Recuerdo una vez que vi cómo la pediatra de mis hijos me daba unos papeles donde aparecía toda la historia de nuestras visitas. Yo me asombré y le dije al pequeño:”mira cuántas veces hemos venido al médico” y ella, la pediatra, me dijo que no eran tantas. Que había niños con más de dos páginas de historial. Y me dijo que los pediatras saben, viendo ese historial, si los padres son primerizos, si el bebé tiene hermanos, si los padres son alarmistas, etc.
Sigue leyendo “A la pediatra del centro de salud”