Siete

Sé que me repito todos los años en esta fecha pero me emociona, qué le voy a hacer.

Diego cumple hoy siete añazos. ¡SIETE!

Siete años que han pasado tan deprisa. Tan intensamente.

¿Y qué hará hoy? Llevar un detalle para su clase y pasar la tarde con sus mejores amigos en casa. Ha estado construyendo un Lego durante el finde para enseñárselo a Lucas, Mathias, Diego, Hugo, …

Merendaremos sandwiches, refrescos y soplará sus velas en un bizcocho casero.

¿Y de regalo? Un juego para su consola y una camiseta de manga larga. Esas de las que renegaba hace un año y ahora se queja porque no tiene. Y cuando la gente le pregunte qué quiere Diego dirá que dinero porque quiere comprarse un patinete y está ahorrando.

Felicidades, Diego. Gracias por…

Gracias por quedarte con nosotros, por hacernos felices, por hacernos intentar ser mejores personas en las que reflejarte, por las risas, por el amor, por los juegos, por los “recuerdos que odio perder” y por esta lista que podría seguir ampliando hasta el infinito y más allá.

Ev’rything’s alright

El martes pasado, mientras iba de camino a la ofi, la canción Da Da Da de Trio quedó interrumpida por una llamada de Antonio.

“Diego quiere más hermanos” me dijo. Parece ser que de camino al cole Diego insistía en tener más hermanos. “Tú tienes seis y yo sólo dos” y “Me da igual que sea chica” fueron dos de sus argumentos.

Así que con una sonrisa fui a trabajar.

Horas después me comunicarían que Diego tiene que ser operado de su enfermedad en la cadera (Perthes). Concretamente le harán una Epifisiodesis trocántera y cabeza femoral.

Diego no es consciente -mucho- de la operación. Lo primero que dijo al salir del médico fue “Voy a poder jugar al fútbol con ocho años”.

Yo en cambio no estoy tan ilusionada, ni tan tranquila. Pero claro, procuro que no lo note. Esta mañana Diego se quejaba de que le picaban los pulgares y me he acordado de una frase de una obra de Shakespeare que me ha dado mal rollo:“by the pricking of my thumbs something wicked this way comes” (¿Por qué recuerdo esa clase de cosas?). Después he borrado ese pensamiento de mi cabeza y he vuelto a la canción de Stevie Wonder  que llevo tarareando dos días.

¿Por qué? porque Everything’s alright

Feliz fin de semana

Baby, ev’rything is all right, uptight, out of sight.
Baby, ev’rything is all right, uptight, out of sight.

I’m a poorman’s son, from across the railroad tracks,
The only shirt I own is hangin’ on my back,
But I’m the envy of ev’ry single guy
Since I’m the apple of my girl’s eye.
When we go out stepping on the town for a while
My money’s low and my suit’s out of style,
But it’s all right if my clothes aren’t new
Out of sight because my heart is true.

She says baby ev’rything is alright, uptight, out of sight.
Baby, ev’rything is alright, uptight, clean out of sight.

She’s a pearl of a girl, I guess that’s what you might say,
I guess her folks brought her up that way,
The right side of the tracks, she was born and raised
In a great big old house, full of butlers and maids.
She says no one is better than I, I know I’m just an average guy,
No football hero or smooth Don Juan,
Got empty pockets, you see I’m a poorman’s son.
She says give her the things that money can buy
But I’ll never, never make my baby cry,

And it’s all right, what I can’t do,
Out of sight because my heart is true,
She says baby ev’rything is alright, uptight, clean out of sight.
Baby, ev’rything is alright, uptight, clean out of sight.
Baby, ev’rything is alright, uptight, ah ah ah ah,
Baby, ev’rything is alright, uptight, clean out of sight.
Baby, ev’rything is alright, uptight, clean out of sight.

Fuente: azlyrics

Feliz 2017 y esas cosas…

No tengo más excusa para mi ausencia que la falta de tiempo. El mes de diciembre (y parte de enero) ha sido un no parar.

Por un lado cenas, celebraciones, compras, …

Por otro vacaciones escolares, planes con niños, viaje a San Sebastián…

Me gustaría contarte ABSOLUTAMENTE TODO lo que hemos hecho, pero me resulta imposible. Sólo te diré que he disfrutado de todo lo que hemos hecho: el circo, los teatros, el viaje, ¡TODO!.

Las navidades, cada año más, me transmiten una sensación de auténtico miedo. Por un lado me gustan mucho. Las disfruto y son especiales. Especiales por lo familiar. Mis padres se encargaron de transmitirme esa sensación y creo que yo lo estoy haciendo con mis hijos. ¿Y dónde está el miedo? Pues precisamente en el inevitable paso del tiempo. En que al nuevo año que empieza, desde hace tiempo, sólo le pido que lo terminemos los que lo empezamos. Y bien. Nada más.

El tiempo pasa muy rápido. Tanto que estas tres semanas no he tenido ni tiempo de reflexionar. Ni de contaros absolutamente nada.

Con todo, empiezo el año con mucha ilusión.

Espero que vosotros hayáis empezado bien el nuevo calendario. Os dejo mi lista de canciones shazamizadas el pasado 2016. Muchas de esas canciones escuchadas una y otra vez a petición de los peques en el coche.

Feliz finde

 

 

Did you see the drummer’s hair?

Una vez más me veo obligada a pedir disculpas porque soy consciente de que no escribo tanto como me gustaría. Por un lado porque no encuentro el momento y cuando lo encuentro me doy cuenta de que me requiere un esfuerzo que a veces no estoy dispuesta a realizar. Mis disculpas.

Parte de “culpa” -ya no sé si os lo conté en mi último post- es que he comenzado a colaborar en un blog de series y aquí sí que escribo religiosamente una vez a la semana… pero esto es otra historia. Sígueme! Sigue leyendo

Everything I keep inside

Situación, Antecedentes, hechos, consecuencias

¿Qué tal estas dos semanas? Las mías emocionalmente intensas. Ya sabes lo que hay que hacer: sígueme Sigue leyendo

Un chico majo

El otro día, cuando salíamos en coche rumbo a casa de mis padres y esperábamos que se abriera la puerta del garaje, Diego nos contó la siguiente anécdota:

Estaba él quejándose en la escalera del cole porque se había equivocado. No recordaba en qué, pero se había equivocado y eso le daba mucha rabia. Entonces pasó uno de los mayores y le dijo “tranquilo, yo también me equivoco”.

Yo le dije que qué chico tan majo y Diego entonces me dijo con estas palabras:”me dieron ganas de decirle que si quería ser mi amigo”.

¡disfruté tanto de esta historia!. Tanto por la historia en sí como por el emisor, ya que Diego no suele compartir mucha información.

La puerta del garaje se abrió y a casa de los abuelos nos fuimos. Contentos. Pensando en ese chico majo.

Feliz fin de semana

 

¿Y por qué te gusta tanto?

Ayer Bruno, cuando salió del cole, me enseñó una manualidad que había hecho en clase de cerámica: un buho.

“es un Ubo”  me dijo todo orgulloso.

A mí me encantó, la verdad. Le hice un millón de fiestas. Entonces, de camino a casa con sus hermanos me dijo “te lo regalo”.  Le di las gracias con un beso y un abrazo.

Una hora después, cuando salíamos de casa, me preguntó por qué me gustaba tanto el buho. Mi respuesta: “porque es especial. Porque lo has hecho tú” 

Y la pregunta de por qué me gusta tanto la ha hecho varias veces… extrañándose siempre por mi respuesta. Escapa a su lógica que algo tan único para mí tenga un valor tan grande.

Feliz fin de semana.

img_20161027_214634