Infertilidad, Pensamientos, Recuerdos

Corsa gris. BTS

La ruta que sigo todas las mañanas para ir a la oficina ya se la sabe el coche.
En el mes de julio, en Madrid, comienza la “Operación Asfalto” y eso, unido a los cortes de algunas líneas de metro, hace que no notes menos tráfico por las mañanas.
Sigue leyendo “Corsa gris. BTS”

Anuncios
Diego, Pensamientos, Recuerdos

Un chico majo

El otro día, cuando salíamos en coche rumbo a casa de mis padres y esperábamos que se abriera la puerta del garaje, Diego nos contó la siguiente anécdota:

Estaba él quejándose en la escalera del cole porque se había equivocado. No recordaba en qué, pero se había equivocado y eso le daba mucha rabia. Entonces pasó uno de los mayores y le dijo “tranquilo, yo también me equivoco”.

Yo le dije que qué chico tan majo y Diego entonces me dijo con estas palabras:”me dieron ganas de decirle que si quería ser mi amigo”.

¡disfruté tanto de esta historia!. Tanto por la historia en sí como por el emisor, ya que Diego no suele compartir mucha información.

La puerta del garaje se abrió y a casa de los abuelos nos fuimos. Contentos. Pensando en ese chico majo.

Feliz fin de semana

 

Pensamientos, Recuerdos

30 de mayo de 2015

De regreso a casa, después de haber estado dando un paseo por el parque Juan Carlos I, Diego, Martín y Bruno iban buscando la luna que cambiaba de posición dependiendo de la posición del coche.

Diego dijo que cuando fuera mayor iba a coger la luna. Yo le pregunté si lo iba a hacer como Gru. Después cambié el tono para decirle en serio:”Algún día la alcanzarás”. Y acaricié la mejilla de Antonio que, conduciendo, se había perdido la conversación.

fin de semana, finde, músicca, Pensamientos, Prince, Recuerdos

We’ll call him Nate… if it’s a boy

No tengo un recuerdo de cómo conocí la música de Prince. Tengo recuerdos aislados. Como aquel concursante del programa 3X4 al que le hicieron una pregunta sobre el vídeo Alphabet Street. No sé de qué manera canciones aisladas se fueron transformando en objeto de admiración.

No tengo ese recuerdo, pero si tuviera que acusar a alguien como si del Cluedo se tratara sería Miguel Ángel en casa de mis abuelos con sus vinilos. Gracias a él descubrí a Prince. No al former artist ni al símbolo. Prince siempre será Prince.

Tengo dos, quizás tres recuerdos muy especiales que hacen que para mí sea un referente. Voy a contártelos cronológicamente:

El primero, cómo no, el concierto del año 90 en el estadio Vicente Calderón. La gira Nude Tour. Fui con mi primo Alfonso; contábamos 16 años así que imagina: éramos los reyes del mundo. Quisimos hacer cola y sobre las 16 horas nos plantamos en una de las puertas. Tuvimos suerte y en cuanto abrieron salimos corriendo a pillar sitio. Y pillamos. Había dos zonas cercanas al escenario delimitadas por vallas. Alfon y yo entramos en la segunda y desde allí disfrutamos primero de Ketama y de Prince después. Recuerdo haber cantado, gritado, … fenómeno fan total. Recuerda la edad: 16 años y ver un concierto de este calibre te marca. En una de las canciones Prince guiñó un ojo y mandó un beso al aire… ese beso nos dio a todas. No te rías. He conocido a chicas que estuvieron en ese concierto y todas me han hablado de la trayectoria de ese beso. No nos equivocamos ninguna. Todas decimos que “ese beso iba a mí”. Ahora pienso que es una chorrada pero en aquellos 90 fue tan emocionante.

He encontrado la set list (quién me iba a decir en 1990 que con un click tendría la lista de canciones) y puedes consultarla aquí

Volví a ver actuar a Prince años después en las Ventas, y aunque me gustó no lo disfruté como esa primera vez en el Calderón. Tenía el listón muy alto.

El segundo recuerdo que tengo fue una noche de juerga con Miguel Ángel, Alfonso, Roberto, Manuel y Eva y estar en un Vips a altas horas de la madrugada. Deliberamos sobre si comprar o no el cd Diamonds and Pearls o esperar e ir a Madrid Rock al día siguiente. Al final ganó la edición limitada de la portada con el holograma. Nos compramos el cd esa misma noche. Cd que puse hasta decir basta. Fue una noche genial. La recuerdo así. Con muy buen rollo y el final de fiesta un Cd.

El tercer recuerdo que destaco es en un viaje a Aguilar de Campoo en un Ibiza verde del padre de Antonio. Al volante Antonio, Braulio de copiloto y yo en el asiento trasero. Braulio se encargaba de la sección musical. The Divine Comedy y Prince. Braulio y yo éramos auténticos fans. Él había hecho una recopilación en cassette. Cantábamos las letras que sabíamos de memoria. Antonio dijo:”si al final me va a gustar”.

Guardo más recuerdos. Muchos. Como pedazos de sueños que intento juntar en un puzzle. Como la primera vez que Migue fue a Londres y me preguntó qué quería y le pedí una medalla como la de Prince: medalla que me trajo y que llevé tantas veces. Recuerdo ponerme feliz cuando en algún bar se dignaban a poner alguna de sus canciones. Recuerdo cuando Migue tuvo una temporada que me llamaba Anna Stesia, que me quedaba embobada leyendo las letras de sus discos porque “you” era una U “I” era un dibujo de un ojo, “to” era un 2 “for” era un 4 y así todo. Soy consciente de que gran parte del inglés que aprendí fue gracias a él (entre otros); que me hacía gracia sus letras y vídeos subidos de tono como buena adolescente; comprarme el Sign o’the times en cassette porque no me llegaba el dinero para el cd y no querer esperar más; la celebración de un cumple en el que me regalaron una edición preciosa de Alicia en el País de las Maravillas y los cuatro primeros discos: For you, Prince, Dirty Mind y Controversy. Y recuerdo sus pelis. Tan malas ellas que las veíamos con amigos y llorábamos de la risa. Los comentarios eran más que bienvenidos.

Prince falleció ayer. Otro de mis referentes. Me voy quedando sin héroes de infancia.

Esta mañana me ha pasado algo curioso: he ido escuchando, cómo no, Radio 3 de camino a la oficina. Cuando he aparcado justo estaba empezando una canción -de mis preferidas- y no la he escuchado. Nobleza obliga.

Sobre las once me han llamado del cole diciendo que Bruno estaba enfermo y entonces he ido a recogerle. Justo cuando aparcaba al lado del cole la misma canción que tampoco he escuchado por motivos obvios.

La canción habla de una enfermedad de la que no había oído hablar. Y si ves la letra te darás cuenta de que sigue siendo vigente.

Feliz finde

Oh yeah
In France a skinny man
Died of a big disease with a little name
By chance his girlfriend came across a needle
And soon she did the same
At home there are seventeen-year-old boys
And their idea of fun
Is being in a gang called The Disciples
High on crack, totin’ a machine gun

Time, time

Hurricane Annie ripped the ceiling of a church
And killed everyone inside
U turn on the telly and every other story
Is tellin’ U somebody died
Sister killed her baby cuz she could afford 2 feed it
And we’re sending people 2 the moon
In September my cousin tried reefer 4 the very first time
Now he’s doing horse, it’s June

Times, times

It’s silly, no?
When a rocket ship explodes
And everybody still wants 2 fly
Some say a man ain’t happy
Unless a man truly dies
Oh why
Time, time

Baby make a speech, Star Wars fly
Neighbors just shine it on
But if a night falls and a bomb falls
Will anybody see the dawn
Time, times

It’s silly, no?
When a rocket blows
And everybody still wants 2 fly
Some say a man ain’t happy, truly
Until a man truly dies
Oh why, oh why, Sign O the Times

Time, time

Sign O the Times mess with your mind
Hurry before it’s 2 late
Let’s fall in love, get married, have a baby
We’ll call him Nate… if it’s a boy

Time, time

Time, time

 

 

Fuente: azlyrics

Antonio, Diego, Pensamientos, Recuerdos

En el atasco

Esta mañana ha llovido en Madrid. Y sí, había atasco.

He ido detrás de un coche de autoescuela que a su vez iba detrás de una moto. En la luna trasera del coche se leía “vehículo de acompañamiento”. El motero seguía las instrucciones que el instructor del coche le dictaba.

Entonces mi cabeza ha volado al año 2002 ¿O era 2001? . A un día de finales de mayo o primeros de junio. A un apartamento de la calle Juan Duque. En el salón nos encontramos Antonio y yo brincando porque él había aprobado su examen de carnet de moto y a mí mi examen de teatro inglés me había salido redondo.

He seguido mi camino y dejado la moto atrás. He quitado el programa de radio y buscado un CD que me apeteciera escuchar: Surfer Blood.

Llegando al trabajo me he puesto detrás de un Smart amarillo y he recordado cuando Diego llamaba a los Smart amarillos “coches de correos” porque Antonio le había regalado un Smart amarillo de juguete que ponía La Poste.

En días como hoy, los atascos molan.

David Bowie, música, Recuerdos

Na da da da dá?

Cuando era pequeña me gustaba ver vídeos musicales. Aquellos que contaban pequeñas historias con música. Había vídeos buenos, hipnotizantes y también malos, para qué nos vamos a engañar.

¿Recuerdas la chica que se mete en el cómic de A-ha? ¿O la historia de vampiros de Pet Shop Boys? Aunque EL VÍDEO era el thriller de Michael Jackson.

Otros vídeos llamaron mi atención y con el tiempo descubriría que la música de esos grupos me acompañarían. Un ejemplo de estos vídeos es el Burning down the house de Talking Heads.

Había un vídeo que me gustaba especialmente. Era un maratón de baile. El color del vídeo Sepia. Las parejas, mientras la canción avanza, van agotándose y van siendo descalificadas. Una niña observa desde la grada. El vídeo termina con el cantante y la niña agarrados de la mano yendo hacia la salida.

El cantante era David Bowie.

No me malinterpretes. “Never let me down” no es, ni de lejos, la mejor canción de Bowie, pero es de las primeras canciones que me sirvieron para que me acercara a él. Después vendrían muchas. MUCHAS. Incluido un recopilatorio que solía escuchar mucho cuando Diego era bebé. ¿Se acercará Diego algún día a su música?

Bowie me ha acompañado desde niña. Con su música y con una película que he visto también un millón de veces. ¿Recuerdas cuando te dije que había un programa llamado De Película y que gracias a él conocí muchos actores/directores/películas que son esenciales para mí? Gracias a ese programa vi una escena que hizo que quisiera ver “Dentro del Laberinto”.

Hoy he vuelto al trabajo después del parón navideño. Sobre las ocho de la mañana he sabido la noticia del fallecimiento de Bowie y he pensado que no podía ser. No me lo podía creer. Lo he sentido mucho. Por todo lo que te he contado. Por tantas sensaciones que no consigo plasmar en palabras.

Ponte la peli (o cualquier otra de las que hizo) o un disco, o una canción. Lo agradecerás. Por cierto, el nombre del post es del diálogo de esa peli (doblada en español).

D.E.P. Thin White Duke

finde, Pensamientos, recomendación, Recuerdos

Diego, Indiana Jones, mamá y su cumple

¿Cómo ha ido vuestra semana? ¿O debería decir vuestras dos semanas? La semana pasada me fue imposible conectarme y como veo que el finde -y mañana- tampoco voy a poder, aquí me tenéis.

Mis días centrados en los horarios de los pequeños. Se ha ido septiembre y reconozco que lo llevo yo peor que ellos. Y es que se me hace cuesta arriba malcomer y adaptarme a sus horarios: lunes-miércoles piscina, martes atención temprana… y todas las tardes con la sensación de no llegar. De no darles un rato de relax. Y la pena porque vamos al parque menos de lo que me gustaría. La etapa infantil dura muy poco y el año que viene a Diego se le acaba el chollo. Sigue leyendo “Diego, Indiana Jones, mamá y su cumple”

Pensamientos, Recuerdos

28 de mayo de 2009

No me he caído de la cama, ya sé que es jueves.

Hoy he recordado algo y quería compartirlo con vosotros. Hoy es el cumple de mi amigo Manu. Desde hace seis años lo recuerdo con especial cariño. Tal día como hoy vi a Rosana después de un largo viaje a Australia. Con motivo del cumple de Manu, quedamos para tomar unas cañas. Antes, Antonio y yo nos pasaríamos por casa de Ros para darnos un achuchón y enseñarle una cosa: un palito que ponía “embarazada +2 semanas”. Ella miró el palo cuyo mensaje desaparecería al cabo de unas horas y sólo pudo decir “Estás embarazada”. Sin preguntar. Afirmando. Aquella tarde nadie más supo la gran noticia. Nos fuimos de cañas -una sin para mí, por favor- felices, cómplices.

Hoy he felicitado a Manu y, de repente, el recuerdo de aquellas cañas ha asaltado mi memoria. Felicidades, Manu. Ros: te echo de menos.

Hasta mañana.