Bruno, Diego, fin de semana, finde, Martín, Marvin Gaye, músicca, recomendación

My love is alive

Martín, al ver los rizos de Esther, mamá de Teo -compañero de clase-, le dice:”tienes olas del mar en el pelo”

Bruno juega tranquilo al juego del dado de colores y los animalitos. Se ríe cuando le toca la abeja y tiene que estar un turno sin jugar. También le ha dado por hacer caligrafía.

Diego no entiende por qué no han querido bailar con él, cuando la profe de música ha dicho que es bueno. Lo dice sin pena. No lo entiende, como tampoco entiende las ecuaciones de segundo grado. Ése ha sido su planteamiento.

Martín me para una mañana en el garaje y me dice que quiere volver al hotel donde fuimos en Semana Santa.

Bruno, al salir del cole, me da un dibujo de un corazón gigante y encima ha puesto “mamá”.

Diego me dice que Lucas le ha llamado “chulito” y ya no es su mejor amigo.

Martín llora cuando toca el móvil y desaparece Peppa Pig del youtube Kids.

Bruno le pide a Google “música guay, por favor” y Google le ofrece la app de Spotify.

Diego se rompe un diente arrebatando en el súper una cesta a su hermano.

Martín te agarra la cara y repite las cosas mil veces (intentamos que deje de hacer ambas cosas).

Bruno llora al comprobar que la pulsera de papel que le ha hecho Laia se ha roto.

Diego tiene su escritorio lleno de piezas de lego con las que sigue inventándose estructuras al menos dos veces al día.

Martín se frustra porque no sabe hacer girar el fidget spinner.

Bruno quiere comprar un fidget spinner a sus mejores amigos.

Diego flipa cuando le digo que le voy a regalar un fidget spinner. Me dice que todo el mundo en su cole lo tiene.

A Martín y a Bruno les encanta acompañarme a la papelería.

Diego prefiere jugar en el parque.

Martín y Bruno se quedan dormidos viendo “Guardianes de la Galaxia”.

Bruno se frustra porque no le sale la “i”

Diego disfruta de la peli y nos mira a Antonio y a mí como si estuvieramos locos cuando cantamos, al final de la película,

Feliz fin de semana

Listen baby, ain’t no mountain high,
Ain’t no valley low, ain’t no river wide enough baby
If you need me call me, no matter where you are,
No matter how far; don’t worry baby
Just call my name; I’ll be there in a hurry
You don’t have to worry,

Oh baby there ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,
Ain’t no river wide enough
To keep me from getting to you babe

Remember the day I set you free
I told you you could always count on me darling
From that day on, I made a vow,
I’ll be there when you want me,
Some way, some how

Oh baby there ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,
Ain’t no river wide enough
To keep me from getting to you babe

Oh no darling
No wind, no rain
Or winters cold can stop me baby, no no baby
‘Cause you are my goal
If you’re ever in trouble;
I’ll be there on the double
Just send for me, oh baby, ha

My love is alive
Way down in my heart
Although we are miles apart
If you ever need a helping hand,
I’ll be there on the double
Just as fast as I can
Don’t you know that there

Ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,
Ain’t no river wide enough
To keep me from getting to you babe

Don’tcha know that there
Ain’t no mountain high enough,
Ain’t no valley low enough,
Ain’t no river wide enough
Ain’t mountain high enough
Ain’t no valley low enough

Fuente: azlyrics

Anuncios
Antonio, Bruno, Diego, Mallorca, Martín, Pensamientos, vacaciones

he

He leído
he descansado
he preparado desayunos con infinitas tostadas
he matado un millón de hormigas
he comprado abarcas, camisetas, bikinis, pulseras y un faro
he celebrado el 80 cumpleaños de la madre de Antonio
he hablado con -y me he sentido comprendida por- Chari
No he entendido algunos enfados
he hecho el amor
también he follado
he comido olivas trencadas y all-i-oli
he bebido cerveza
he tenido un golpe de calor
he nadado hasta las boyas
he ido a Cala Figuera al aterdecer
he hecho un millón de planes que no he llevado a cabo
he abrazado
he comido las berenjenas crujientes más ricas del mundo
he bailado con Diego
me he enfadado
he descubierto una casa en un árbol
he pensado en los veranos felices de la infancia
he andado
he ido al Algar
he cuidado de la otitis de Bruno
me he reído de Carlos y Diego haciendo el “dab”
he fregado en barreños
he incluido en la banda sonora de este verano canciones que jamás hubiera imaginado
he hecho las paces
he recordado mucho a mi tía Isabel (más de lo que hubiera imaginado)
me he reído de Bruno después de probar una quelita picante
he visto las estrellas tumbada en tumbonas con Antonio, Diego, Martín y Bruno
he admirado las cabañas que construían los peques en casa
he comido una hamburguesa deliciosa
he visto a los peques cazando cangrejos
he cazado pokemon
y me he quedado sin pokebolas
he deseado que la última semana no pasara tan rápido
he cenado gallo a la plancha
he visto una calculadora antigua
no he entendido su funcionamiento
he saboreado el arros brut y la llampuga
he escuchado a Javier hablar sobre su situación actual en el paro
he ido a Es Trenc al atardecer
he admirado el faro de Portocolom, aunque este año no me despedí de él
he mandado una postal con el calendario de 2017 y fotos de Mallorca
he comido en Sant Salvador con hermanos de Antonio, cuñados y sobrinos
he tenido la sensación de que todo era sencillo
he cantado/gritado en el coche con los peques música a todo volumen
he grabado un video
he dado quelitas a las gaviotas
he visto cómo Antonio disfrutaba a solas de un paseo en barca con Diego
he sido feliz
#Mallorca 2016

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Bruno, Diego, Martín, Pensamientos

Teta

Por increíble que parezca, NO he estado de vacaciones.

Simplemente no me he sentido in the mood para escribir. Por falta de tiempo a veces, de inspiración otras. Y tengo cosas que contarte… pero hay que encontrar el momento para hacerlo. Momento mental también.

Tengo pendientes especialmente tres futuros posts (o eso espero ya que hay posts que nunca llegaron a ser escritos) sobre Snapchat (¡qué original!), un viaje especial a un pueblo de Salamanca y una visita fugaz a Brujas y Bruselas. Ninguno de estos posts son el de hoy. ¿Quieres saber por qué? Come on in Sigue leyendo “Teta”

Bruno, Céu, Diego, fin de semana, finde, Martín, música, Pensamientos

Que confundem. Faz disso tudo um drama

¿Qué tal vuestra semana? Llevaba -creo- mucho sin preguntaros y contaros mis diarios de abordo.

Nosotros sin mucha novedad, aunque siempre hay pensamientos que se pueden compartir. Ven conmigo Sigue leyendo “Que confundem. Faz disso tudo um drama”

Bruno, cumpleaños, Martín, música, The Divine Comedy

A friendly shore

Me adelanto esta semana para celebrar el cumple de Martín y Bruno.

Cuatro años compartiendo experiencias. Mis pequeñines se hacen mayores. Martín avanza, y dada su condición es mucho. Cada vez habla más y además tiene amigos en el cole. El otro día dos peques, Tatiana y Yahya,  se acercaron a él en el parque y se fue a jugar con ellos.

En cuanto a Bruno te diré que está encantado de haberse conocido. Le encanta su clase, sus amigos. Especialmente habla de Rodrigo y Jacob.

El otro día fue a casa de este último y mi madre y yo nos emocionamos como tontas porque fue un indicativo de que se hace mayor.

Y en cuanto a mí, más allá de la emoción de ser consciente de esta evolución, te diré que se me hace raro. Mucho. Estoy acostumbrada a la evolución de Diego: Diego y sus amigos, su círculo, sus normas. El hecho de ver que niños, compañeros de clase, reclaman a Martín y a Bruno por su parte se me hace raro y emocionante a partes iguales.

Este año no puedo ni quiero huir de una celebración de cumpleaños como se merecen. Cada uno tendrá la suya, con su clase (aunque asistan a la de su hermano) cada uno tendrá su parcela donde ser el prota y donde compartir con su clase la fiesta. Martín el 26 y Bruno el 27. Cada uno con sus compis.

Crecen los peques. Soy feliz.

Felicidades Martín y Bruno. Felicidades Diego a ti también: 4 años siendo hermano mayor.

Me viene a la mente una canción que compuso The Divine Comedy cuando Neil Hannon se convirtió en papá: Charmed life y sé, porque me conozco, que no será la única vez que te la recomiende.
spotify:track:6yOvnK0KOmzkGMzO1WmAwv

When I hold you in my arms
And look back on my charmed life
My charmed life, I hope

I hope if nothing more
That one day youll call your life
A charmed life

Well, I never really worried that much
About making lots of money and such
And I always seemed to land up on my feet

Though theres been some difficult times
The good times where never far behind
I’ve snatched all of my victories from the jaws of defeat

When I hold you in my arms
And look back on my charmed life
My charmed life, I hope

Yeah, baby, I hope if nothing more
That one day youll call your life
A charmed life

Well, the course of true love never ran smooth
They broke my heart and I broke theirs too
And breaking up was so very hard to do

But I knew Id find the one
And sure enough she came along
And not long after that along came you

Well, sometimes this life is like being afloat
On a raging sea in a little row boat
Just trying not to be washed overboard

But if you take your chances and you ride your luck
And you never, never, never, never, never give up
Well, those waves will see you safely to a friendly shore

When I hold you in my arms
I know that this is a charmed life
A charmed life

Fuente: MetroLyrics

Bruno, Cine, Diego, fin de semana, finde, Martín, Niños, Pensamientos

Y así es todavía (als das kind kind war)

Bruno lleva unos días jugando con un barco en la bañera. Lo llena de tripulantes. Todo muñeco de Playmobil o  Lego que se encuentra va al barco. Juega alegre en la bañera. Sin más preocupaciones.

Martín pasa por la fase de guardar sus pertenencias más preciadas en bolsas. Bolsas, bolsas y bolsas llenas de juguetes, muñecos, recortes, … Todo lo que le viene bien va a la bolsa. Esta mañana antes de ir al cole ha utilizado nada menos que tres bolsas. Tres bolsas de plástico y un carro de la compra -de juguete- para “irse a trabajar”. Sigue leyendo “Y así es todavía (als das kind kind war)”

Bruno, Diego, finde, Martín, música, Nada Surf, recomendación

Operación “soy mayor”

¿Cómo ha ido vuestra semana? La nuestra muy bien -pese a alguna que otra fiebre- y es que el fin de semana pasado hicimos “zafarrancho” y despedimos objetos que hicieron que Martín y Bruno, de repente, tomaran conciencia de que son mayores Sigue leyendo “Operación “soy mayor””

fin de semana, finde, Martín, música, Pensamientos

Cástor

Martín es un niño feliz. Sonríe mucho y le gusta que le acompañes. Disfruta de lo que hace. No le gusta la televisión (aunque sí le gusta “Copoyo” que es su manera de llamar a Pocoyó, y le encanta la música (“Muja” para él). Le gusta que lo tapes, su perrito, chuparse el dedo pulgar, que lo achuches y hacerte pedorretas.

La anécdota de la semana la ha protagonizado él. Mi padre le ha explicado hoy cómo se abre-cierra la puerta de la calle y, cuando ha querido darse cuenta, Martín había salido de casa con la llave y lo había dejado encerrado en casa. Ha tenido que pedir ayuda a un vecino para que viniera a abrir con la llave.

Cuando nació comenta mi madre que parecía un pajarillo. El más pequeño de los dos mellizos -en tamaño, ya que nació primero- se veía el más necesitado. Cual pajarillo, en el hospital, teníamos que darle leche en una jeringa.

De bebé se pasaba el día durmiendo. No como los otros bebés. Mucho más. Y el desarrollo iba bastante más lento que el de su hermano Bruno. “No compares, cada niño lleva su ritmo” y “Es que son dos” eran las frases más escuchadas si Antonio y yo hacíamos alguna observación al respecto.

Fue hacia el 6º mes, cuando yo ya había vuelto al trabajo y Martín y Bruno acababan de empezar la guarde, que comenté con su profe si consideraba que Martín iba bastante más lento de lo que le correspondería. Me dijo que sí, que efectivamente no alcanzaba algunos hitos que se supone debería haber alcanzado ya. Esa misma tarde pedí cita con la pediatra y lejos de decirme las frases que os comenté antes, me escuchó y me hizo un cuestionario sobre lo que el niño hacía o no hacía. Terminado el cuestionario me derivó a Neurología en el Hospital Doce de Octubre.

En Neurología, vuelta a contestar preguntas sobre hitos que Martín no ha alcanzado. Con una dulzura pasmosa, me explicaron posibles causas. La más leve, que el niño es muy laxo y esto impida que coja el tono muscular suficiente. Entre las pruebas que le hicieron, analítica de sangre -donde poder descartar que hubiera algún problema muscular- y una ecografía de cabeza.

En el hospital también conocemos a un trabajador social que nos habla de ayudas, de Centros de Atención Temprana, de esperas, … Ya la gentes que espera contigo y se lo sabe te habla de listas de espera de 2 años.

Mientras tanto, nos ponen en contacto con rehabilitación, que nos envían a Fisioterapia infantil. Martín estuvo yendo al hospital 3 veces en semana durante un curso escolar. Allí le realizaron la terapia Vojta. No le hacía ni pizca de gracia. Explicado para padres no profesionales en el tema, se trata de una serie de posturas que impiden al niño el movimiento, de tal manera que el pequeño tiende a realizar ese movimiento. Llantos. Además, masajes de pecho y mucho suero. Martín es hipotónico, lo que significa que no tiene fuerza. Ni siquiera para toser lo suficiente como para expulsar las flemas.

Los resultados de la analítica nos descubrieron que Martín es hipotiroideo, diariamente tenemos que darle una pastilla. La dosis a determinar mediante analíticas. Nos derivan también al endocrino. Hay un antes y un después gracias a esa pastilla.

En la Escuela Infantil -otra distinta de la primera a la que fue- tiene Atención Temprana una vez por semana. Juegan con él a la vez que trabajan músculos y habla.

Y aunque da pasos agigantados para él, su hipotonía y su desarrollo siguen estando presentes. En esta Escuela y con este apoyo, Martín está durante dos cursos. En el primero realizando la terapia Vojta en el hospital, en el segundo curso yendo a un Centro de Atención Temprana dos veces en semana.

La matrícula del cole fue por otra vía. Con un informe del Centro Base. En el cole también recibe apoyo y logopedia. Además de ir al Centro de Atención Temprana 2 veces en semana donde lo tratan 4 personas diferentes con mucho mimo. Mucho cariño.

Cuando voy al Centro de Atención Temprana, lo que veo me afecta. Me siento muy, muy, muy afortunada de tener lo que tengo. Lo digo y lo siento. Los profesionales que allí trabajan tratan a los niños con la dignidad y el cariño que se merecen. Creo que lo que más me gusta es que los hacen sentir especiales. Con un cariño infinito. A Martín también. Y a otro Martín, y a Manuela, y a Jesús, y a Jimena, …

Esta semana hablando con la madre de una de las niñas me hice una composición de lugar. La niña tiene parálisis cerebral y va al centro todos los días. La conversación no fue en tono “Voy a arreglar España” ni en tono fatalista o victimista. Qué va. Simple y llanamente la madre me contó más o menos su día a día. Día a día en los que no sabe What comes next. Y es que la Atención Temprana tiene un principio y un fin. El fin es cuando los niños empiezan primaria. En mitad de la conversación vimos pasar a la directora del centro, derrotada, porque según nos dijo había estado en la Comunidad de Madrid peleándose por cobrar el mes de Julio.

Mi reflexión -una de tantas- es que las ideas están bien, y se empiezan cosas que benefician socialmente. Pero no se acaban. El centro al que acudimos tiene trabajo y lista de espera. Imagino que lo ideal sería hacer un centro como los centros de especialidades, de esa magnitud me refiero; donde se trataran estos casos en tramos de media hora durante todo el día o de más tiempo si fuera necesario. . Ahí imagino que sí nos saldrían las cuentas.

Te cuento todo esto como homenaje a esos niños, esos padres, esos fisios, directores, trabajadores sociales, pediatras, neurólogos, rehabilitadores, educadores, …

Te cuento todo esto porque el pasado 3 de diciembre fue el día Internacional de las personas con discapacidad.

Martín tiene una discapacidad del 33%.

Mi recomendación para este fin de semana es una canción de Molotov Jukebox. ¿Por qué? Pues porque a Martín le gusta bailar

Feliz fin de semana.

Oh oh, I’m in trouble again,
It’s so, bad,
I know as he moves towards me,
Dangerously, cheeky, smiling quietly

I need it,
Though I should leave it,
I need it, now

Pone la Mano sobre mi,
He perdido la fuerza de poder huir,
Tus ojos, más oscuros que el miedo,
Saben como seducir

Lo necesito
Aunque sea malo,
Lo necesito,
Venga, Venga, dámelo!

Oh oh, I’m in trouble again,
It’s so, bad,
I know as he moves towards me,
Dangerously, cheeky, smiling quietly

I need it,
Though I should leave it,
I need it, now

Bruno, cumpleaños, Martín, Massive Attack, música

Fortune comes in three

 

 

 

No. No me he caído de la cama.

Martín y Bruno cumplen hoy tres añitos y quería dedicarles un post. Sólo unas líneas de felicitación. Mis pequeños cumplen

 

Three’s my lucky number
And fortune comes in threes
But I wish I knew that number
That even little children seem to see
Oh, I’m missing everything I knew
It’s just so hard to be a child
Oh, i’m missing all the things i knew
Yet whinge i knew nothing at all
I whinge i knew nothing at all

Soon i’ll have the courage
To leave my thoughts behind
I’ll give back all the knowledge
And keep the wisdom precious in my mind

Oh, i’m missing all the things i knew
I miss them yet i want them gone
Yes, i’m missing all the things i knew
Yet whinge i knew nothing at all
I whinge i knew nothing at all
I whinge i knew nothing at all