fin de semana, finde, música, Pensamientos, recomendación, ruptura

Punto, raya y punto

Todos tenemos  nuestro curriculum sentimental. ¿A quién no le han roto el corazón alguna vez?

Durante nuestro parón de abril nos enteramos de la ruptura de una pareja de amigos. Esa pareja a la que nunca ves pero sin duda quieres. La seguimos queriendo. Y es que aunque entiendas que las parejas se rompan y sepas que a veces la búsqueda de la felicidad implica una ruptura, te da pena. No somos hijos, pero sí amigos. Y sí, también nos afecta.

No sé muy bien describir lo que sentí. Tristeza, supongo. Yo también he estado en ese lado.

Las rupturas son un fracaso sentimental. Es así. Nos guste o no. Pero también son un crecimiento. El dejador tiene la parte fácil porque la decisión es suya. No digo que no sufra, sino que el que ha decidido no seguir adelante en el proyecto es él. Para bien seguro. Porque no quiere estar. Y por tanto decide, si no vivir la vida como quiere, sí decide no vivir la vida que no quiere (es un lío, lo sé). El dejado lleva la peor parte, la parte pasiva. Sin embargo, estoy segura de que también tiene su parte positiva una vez su cabeza haya reunido toda la información que necesita. Igual le cuesta un poco más porque no se había planteado una vida diferente, pero será positivo porque no estará con alguien que no quiere estar.

Me gusta mucho la primera estrofa de esta canción del Señor Chinarro. Una gran verdad.

Feliz fin de semana

spotify:track:7Eqd3VirZBFu1uFfhmq6Sn

Cuando las parejas se separan no hay beso de despedida,
ni lo ha habido nunca ni lo habrá en la vida.
Dan la bienvenida al porvenir aunque así lloren,
a ver si les da tiempo de vivir tiempos mejores.

Un beso más pequeño que el alfabeto morse
cualquiera puede darlo desde entonces.
Apaga y vámonos con la guitarra al porche,
punto, raya y punto, buenas noches.

Unos como polillas, otros como mariposas,
allá donde están las luces está la sombra de las cosas.
Como la noche y el día las parejas se separan,
y así será eternamente cuando se metan en la cama.

Un beso más pequeño que el alfabeto morse
cualquiera puede darlo desde entonces.
Apaga y vámonos con la guitarra al porche,
punto, raya y punto, buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s