Familia

Sospecha de Perthes

El lunes pasado, a las 21:44, recibí una llamada de teléfono de mi centro de salud. Esperaba el resultado de una radiografía que le hicieron a Diego dos semanas antes. Al otro lado de la línea, querían darme cita para el día siguiente. Creo que en décimas de segundos pensé que, si no hubiera nada, me lo habría dicho y punto. Así que pregunté si habían visto algo.

La pediatra hizo oídos sordos e insistía en darme cita. Dije “¿Perthes?” y ella entonces me dijo que la radiografía indicaba “sospecha de Perthes”.

Antonio voló al centro de salud a que le explicara un poco y a recoger un número de indicador mediante el cual podíamos reservar una cita con el especialista.  Sigue leyendo “Sospecha de Perthes”

Familia, música, Recuerdos

Cuidando a Martín, despidiendo a Diego y escuchando a Chris Isaak

¿Qué tal estos días?

Siento el plantón de la semana pasada. Tengo justificante: operaron a Martín y no paré mucho esos primeros días. La operación fue bien. Al segundo día ya estaba en el parque. Los dos primeros días en cambio fueron malos. Le operaron de un testículo que no le había bajado y la cirujana aprovechó para quitarle las adherencias balanoprepuciales que hicieron que el pobre viera las estrellas al hacer pis. Ha sido buen enfermo Martín, la verdad.

El viernes pasado Diego hizo pellas en el campamento. Pensé que, ya que me quedaba en casa cuidando de Martín y que Diego se marchaba el domingo a la playa, qué mejor que pasar un día con mamá. Así que pasamos un día tranquilo. Parque, comer juntitos y después recogimos a Bruno en la guarde y mientras yo me quedé en casa con Martín Diego y Bruno bajaron a la pisci con mi sobrino Carlos y con Antonio.

Me acordé de vosotros porque el viernes os habría recomendado una canción feliz, pero los días no me dieron para mucho más.

La semana ha sido tranquila: Diego en la playa y Antonio de viaje. Mucho calor en Madrid y yo intentando esquivar la piscina porque Martín aún no se puede bañar. Sigue leyendo “Cuidando a Martín, despidiendo a Diego y escuchando a Chris Isaak”

Familia, música

Find a smile

Hola de nuevo. Se nos va otra semanita. Espero que os haya ido bien.

¿Os acordáis de las fiestas de fin de curso de la semana pasada? Pues he de decir que ejercí de mamá pato y muy orgullosa me encantaron los tres números musicales de la clase de los pulpos, las tortugas y los cangrejos.

Diego, por ser hermano, se sentó delante del todo. Antonio y yo nos quedamos detrás del todo.

Es realmente emocionante ver lo bien que responden los chiquitines. Un poco flipadetes hicieron tres números musicales: We will rock you (Queen) We go together (OST Grease) y I’m a believer (Monkees). Después entrega de diplomas y beso con la profe. Y con ese cóctel de sensaciones nos marchamos a la fiesta del cole de Diego donde había muuuuuchas cosas para jugar en el patio del cole: carreras de sacos, pelotas gigantes, hockey, etc. Eso con mucho calor y un perrito caliente y un refresco. Agradable. mucho.

Los peques dejan en un mes la Escuela Infantil y, tal y como me pasó con Diego, me pongo en la piel da las profes y debe de ser difícil tener que despedirte de unos chiquitines que son parte de tu vida durante uno, dos, tres años sabiendo además el papel importantísimo que juegas en su vida.

Como anécdota os contaré que durante este curso Martín y Bruno han hecho tres salidas del cole y en las tres ha llovido (una de ellas de hecho hubo que posponerla). La última justo antes de la graduación donde tuvimos que esperar más de lo previsto por la lluvia.

Lluvia que, “según me comunican por el pinganillo” puede que vuelva hoy.

Por cierto: Bruno es pulpo y Martín tortuga
Sigue leyendo “Find a smile”

Familia, Pensamientos, vejez

¿Mi abuela? Haciendo ganchillo, supongo

Cerca de donde viven mis padres venden un hotel. Hace tiempo mi padre me dijo que si un día le tocaba la lotería lo compraría y lo convertiría en una residencia de ancianos para poder traer a su madre. Me pareció triste y bonito a la vez, porque cuando mi padre me lo dijo mi abuela ya contaba más de cien años.  Sigue leyendo “¿Mi abuela? Haciendo ganchillo, supongo”

Familia, Pensamientos

Resumen de mi semana de vacaciones

Terminamos semana laboral después del parón de Semana Santa. ¿Qué tal lo pasasteis? A mí no se me dio del todo mal.

Tenía mi planning hecho para pasar los tres primeros días con los peques, ya que Antonio estaba de viaje esos tres primeros días. Surgió que mi padre tuvo que viajar a Donosti porque falleció un hermano suyo, así que hubo cambio de planes… y es que aún no me atrevo a hacer según qué cosas yo sola con los tres.

Mi madre trabajaba de mañana, así que a partir de las 17 horas tenía compañía y apoyo.

Los tres primeros días fueron monótonos: casa-parque-casa-parque-casa. Y podéis creerme que hubo situaciones donde hice auténticos ejercicios para no perder la paciencia. También hubo situaciones donde directamente perdí los nervios. A veces no me gusto. Imagino que es inevitable.

Después llegó Antonio y todo fue más fácil, porque no paramos. Fuimos al parque de Atracciones, a un restaurante con parque de bolas donde logramos comer tranquilos y disfrutar de los amigos, ¡qué sensación! y a una piscina cubierta que está muy bien en San Sebastián de los Reyes. El domingo, día familiar disfrutando de abuelos y tíos. El domingo de pascua solemos comer empanadas mallorquinas y rubiols.

El lunes volvimos al tajo y a la rutina y podéis creerme cuando os digo que eché de menos a los peques. Especialmente a Diego. Me doy cuenta de que paso poco tiempo con él todavía… o que me apetece pasar más tiempo en su compañía. Martín y Bruno me siguen acaparando. Es algo que tengo que trabajar.

Sensación de cansancio, pero también de felicidad, la verdad.

Felicidad traducida en desayunos juntos, en ver Gru 2 un millón de veces y de disfrutar viendo cómo para ellos la mejor atracción del Parque de Atracciones era meterse debajo de unos chorros de agua y ponerse perdidos de agua.

Ahora toca prepararse para el puente de mayo. Esta época del año siempre me ha gustado: empieza a hacer bueno, hay fiestas que permiten romper con la rutina y vamos soñando y preparando el verano.

Ánimo: llega el finde y esta semanita es corta; especialmente si vives en Madrid.

Mi recomendación para el finde te la hacen los peques: Gru mi villano favorito. Sí. Hoy toca una peli animada (o como decían en mis tiempos, de dibujos animados). Pasarás un rato muy agradable viéndola. Da igual la edad que tengas. Te harás fan de los minions y no te cuestionarás de dónde vienen. A Martín y Bruno les gusta mucho el “perro” de Gru. A Diego los minions y el coche de Gru. A mí me gusta Véctor.

It’s a mathematical term, represented by an arrow with both direction and magnitude. Vector! That’s me, because I commit crimes with both direction and magnituide. Oh yeah!


Feliz fin de semana

 

 

 

Familia, Pensamientos

Rodrigo

Ayer a las 21.15 nació Rodrigo, que hizo hermano mayor a Miguel. Son mis sobrinos y he de reconocer que me emocioné como una idiota. Toda la tarde nerviosa esperando el momento que debería ir bien, pero nunca sabes.

Hablé con mi prima Rosana, que esa mañana se hizo una ecografía que hizo que estuviera feliz todo el día. Tal vez para ir siendo más consciente de que en unos meses será madre. Conversación feliz. Cuando colgué recibí la foto de Rodrigo. Ya estaba aquí. Tentada estuve de ir a conocerlo, pero pensé que era mejor que la mamá descansara. De esta tarde no pasa.

Anoche le enseñamos la foto del nuevo primo a Diego. Diego estaba ya en la cama. Su comentario fue:”Está sucio” y entonces le explicamos que los bebés nacen así. Le enseñé fotos suyas de recién nacido y así se quedó dormido encima de mí.

Así que el día terminó con una atmósfera de ternura increíble y mil mensajes de cariño y enhorabuena de mis compis de trabajo; ésas con las que decides compartir las alegrías que, afortunadamente, son más que las penas.

Bienvenido a la vida Rodrigo.

 

amistad, Familia, música, Pensamientos

¡Pues vaya cosa!

Siento el plantón del viernes, pero he estado mala con gripe y fiebre. El pack incluía kleenex.

Hoy estoy feliz.

Ayer recibimos una llamada mientras volvíamos a casa y mi prima Ros nos anunciaba que vamos a ser tíos.

“¡Pues vaya cosa!”- Puede que penséis muchos de vosotros, pero para mí es importante. Importante porque la quiero como a una hermana y porque le deseo lo mejor. Porque me acompañó durante mis tratamientos y mis penas hasta conseguirlo. Porque me lleva acompañando desde muchísimo antes y porque, pese a que nos vemos menos y menos que nos vamos a ver, sigue ahí.

Así que si todo va bien (por favor, que así sea) para septiembre tendrá con ella a su chiquitín. Se me hace raro imaginarle como una madre; pero por otra parte me parece natural verla así.

Os dejo con una canción de 10.000 maniacs. No habla de un embarazo feliz, como es el caso. Pero ha sido la primera que me ha venido a la memoria cuando he juntado los conceptos “canción” y “embarazo”. Podría haber sido peor. Podría haber pensado primero el “Papa don’t preach” de Madonna.
Hasta el viernes (in sha’Allah)

Oh, baby blankets and baby shoes
Baby slippers, baby spoons, walls of baby blue
Dream child in my head is a nightmare born in a borrowed bed
Now I know lightning strikes again
It struck me once, then struck me dead
My folly grows inside of me

I eat for two, walk for two, breathe for two now
Walk for two, eat for two, breathe for two now

Well, the egg man fell down off his shelf
All the good King’s men with all their help
Struggled ‘til the end for a shell they couldn’t mend
You know where this will lead
To hush and rock in the nursery
For the kicking one inside of me

I eat for two, walk for two, breathe for two now
Eat for two, walk for two, breathe for two now

When the boy was a boy, the girl was a girl
They found each other in a wicked world
Strong in some respects
But she couldn’t stand for the way he begged and gave in
Pride is for men, young girls should run and hide instead
Risk the game by taking dares with “yes”

Eat for two, walk for two, breathe for two now
Eat for two, walk for two, breathe for two now

Walk for two? I’m stumbling
Walk for two? I’m stumbling
Breathe for two, how? I can’t breathe
I can’t breathe
Five months, how it grows
Five months now, I begin to show