música, Pensamientos

Eels

En mi coche había un cd perdido aposta. Hace dos años (¿tres años?) lo escuchaba siempre al salir del trabajo. Llamaba a mi padre (como es habitual) y me ponía triste después de hablar con él porque acababan de diagnosticarle cáncer de próstata. Empecé a relacionar la música de Eels con este momento así que castigué el cd al olvido para pasar a escuchar la radio.

Mucho ha llovido desde entonces. El desenlace fue feliz y volví a poner cd’s a la salida del trabajo, pero nunca el de Eels. Volví a escucharlo hace unas semanas después de tener los resultados de su última analítica. Todo bien.

En mi coche ha vuelto a sonar Eels.

El jueves pasado, después de llevar a mi madre a casa en coche recibí una llamada de teléfono. Era mi madre. Pensé que me tocaría dar la vuelta porque se le hubiera olvidado algo en el coche. No fue el caso. Me dijo:”Anabel: ha muerto la tía Isabel”. Quité la música.

En mi coche ha dejado de sonar Eels.