Pensamientos, Recuerdos

Breve historia de una hucha horrible

Hace un par de semanas hicimos una escapada a la playa. Sólo el fin de semana.

Salimos el viernes por la tarde -después de recoger a Antonio en la estación de Atocha, él volvía de Barcelona-.

Sabíamos que llegaríamos tarde, pero decidimos pasar la noche ya en nuestro destino y aprovechar todo el sábado de un primer bañito en el mediterráneo. Ganas de verano. Ganas de pasar más tiempo juntos.

Paramos a cenar cuando los peques empezaron a cansarse de coche. El típico bar cercano a la autovía. En el bar había máquinas tragaperras con sus atractivos colores (qué difícil explicarle a Diego que no echamos dinero en esas máquinas y por qué) y una máquina que no habían visto nunca:

 

 

También fue difícil convencer a Diego de no echar ninguna moneda en esa máquina.

Cenamos y antes de seguir nuestro camino cambié los pañales de Martín y Bruno. Cuando salí del aseo Diego vino a mí con una hucha horrible. Miré a Antonio preguntando de dónde había salido y he aquí cómo la consiguió:

Unos chicos estaban colocando el gancho y al pasar Diego por delante le dio al botón con tan buena suerte que salió esa hucha. A los chicos les hizo tanta gracia que se la regalaron a Diego.

Ahora lo complicado va a ser hacerle entender a Diego que en esas máquinas no es fácil conseguir el premio que quieres (salvo que se lo pida a su tío Aitor, que casi nunca falla).

hucha

Por cierto que la hucha no llegó íntegra a la playa, pero se merecía este pequeño homenaje.

Feliz fin de semana

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s